top of page

Italia al top - los Uffizi de Florencia son el mejor museo del mundo

Dondequiera que se vaya hay algún museo interesante; algunos son famosísimos, como el Louvre de París, el Moma de New York, el British de Londres, los Museos Vaticanos en la Ciudad del Vaticano. Pero, según lo escrito en la revista cultural inglesa Timeout, el primer lugar en la clasificación de los mejores museos del mundo corresponde a los Uffizi de Florencia.

Los Uffizi, que acogen muchos de los cuadros más famosos de toda la historia del arte, son seguramente el museo italiano más conocido en el mundo. Y ver todas sus piezas allí, delante de uno mismo, puede llevar a experimentar emociones realmente fuertísimas.

La Tribuna octagonal, uno de los primeros espacios expositivos de los Uffizi. Foto tomada de la web www.uffizi.it.

Siglos de amor por el arte y por Florencia

Los Uffizi nacieron, como dice la palabra misma, como oficinas de la rica y poderosa ciudad de Florencia, por voluntad de Cosimo I de’ Medici, primer gran duque de Toscana, que en el 1560 encomendó al artista, arquitecto y historiador del arte Giorgio Vasari la labor de reorganizar los ambientes de las magistraturas ciudadanas a través de la construcción de un nuevo edificio. Y Vasari realizó una verdadera obra maestra.

Aún después de la muerte del artista en el 1574, los trabajos siguieron por obra de Alfonso Parigi y Bernardo Buontalenti, hasta el 1580. Entre tanto aún el gran duque había cambiado: Francesco I de’ Medici era el nuevo señor y quiso destinar la galería del último piso del palacio al fin de acoger algunas estatuas antiguas y bustos, mientras que la tribuna octagonal, proyectada por el Buontalenti, tenía que recibir las preciosas colecciones de los Médicis.


Los sucesores, a partir de Ferdinando I, no hicieron otra cosa que ampliar las colecciones y los espacios expositivos dedicados a su acogimiento, todos fina y magníficamente decorados. Porque los Uffizi no son preciosos tan solo por lo que contienen, sino que son ellos mismos una obra de arte.

Un lazo indisoluble con Florencia

Después de la muerte sin herederos del último gran duque de Toscana, Gian Gastone, su hermana Anna Maria, por medio de una Convención firmada en el 1737, decretó que las colecciones de arte de la familia Medici quedasen para siempre ligadas a la ciudad de Florencia, estableciendo su inalienabilidad. Fue el último acto de amor de la familia para con su ciudad.


Y así, aún si el gran ducado de Toscana pasó a los Lorena, nadie se atrevió nunca a llevarse alguna pieza de Florencia. El tesoro de los Uffizi no ha soportado expoliaciones o disgregaciones, como en vez, lastimosamente, ha pasado a otras importantes colecciones antiguas.

Unicamente, después de la apertura al público de la Galería en el 1769 y la realización de la Sala de la Niobe para acoger una antigua estatua, luego de la institución del Reino de Italia en el 1861, las estatuas renacentistas fueron trasladadas en el nuevo museo del Bargello, así que los Uffizi se caracterizaron como pinacoteca.

En el 1956 fueron montadas nuevamente las primeras dos salas por obra de importantes arquitectos especializados en museos, y en el 2011 ha sido inaugurada la nueva escalera de poniente, que conecta la Galería con los nuevos espacios expositivos puestos al primer piso. En resumen, los Uffizi no son cierto un museo estático y polvoriento, sino, de lo contrario, aún en el respeto de la tradición y de las colecciones, muestran una continua ansia de renovación.


Tesoros del arte

En las Galerías están custodiadas verdaderas joyas del arte mundial: además de estatuas antiguas, hay obras del siglo XIII, telas de Piero della Francesca, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Rafael, Caravaggio. Es decir que los más grandes pintores de varias épocas y sobre todo del Renacimiento italiano están presentes en aquel escriño maravilloso.


Para no hablar de aquel que más que todos los demás es identificado como el pintor símbolo del museo: Sandro Botticelli, el autor de la Primavera e de la Venus, obras inmensas, no solo por sus dimensiones, que en directa son realmente impresionantes, sino por la estructura, la composición y la técnica innovadora.

El nacimiento de Venus de Sandro Botticelli. Foto tomada de la web www.uffizi.it.

No hay por lo tanto que asombrarse demasiado si algunas personas particularmente sensibles, delante de tanta riqueza de obras de arte, se sienten sobrecogidas, al punto de experimentar una sensación de desconcierto. Es el famoso síndrome de Stendhal, así llamado por el nombre del escritor francés que describió las sensaciones por él mismo probadas cuando visitó la Iglesia de Santa Cruz, otro magnífico tesoro histórico y artístico de la ciudad de Florencia.

Entrar por primer vez en los Uffizi de Florencia es impresionante: muchas de las obras de artes que se han estudiado y visto en los libros, en los documentales, en las películas, de pronto están delante de nosotros, en su brillante realidad, no representadas en pequeñas fotos que no les rinden justicia, sino en todo su esplendor. Una experiencia que todos deberían tener el derecho de probar por lo menos una vez en la vida.

Entradas relacionadas

Ver todo
Recibe GRTATIS ONLINE
el diario italiano bilingüe

Tu solicitud ha sido enviada!

2.jpg
business-3560917_1920.jpg

¿Quieres

mejorar tu 

Italiano?

la mia vita logo-01 - copia.png

**Aprendes Italiano con 4 profesores contemporáneamente**

✅ Clases individuales - tu decides día y hora
✅ Accedes al Hospital de Italiano para preguntas de gramática puntuales

✅ Hablas todos los días con profesores nativos para integrar el Italiano en tu vida
Y el 4to profesor que te guía durante todo el trayecto para que tengas una conexión real con Italia

Aprende tu idioma del corazón con profesores nativos
bottom of page